martes, 9 de julio de 2013

BRAZO EN ALTO, por Mr Dry








Holamigos,

la entropía de 2013 me tiene agarrado por los gemelos del sur, y tengo menos posibilidad de maniobra que Epi y Blas en una cama de velcro. Pero al menos estoy escuchando música y leyendo libros y jugandroid al ajedrez, que me pega unos folles la maquinita que me hace replantearme volver a cursar la ESO. Voy a ser tito de nuevo -de otra niña- y voy a ser su padrino, lo que me permitirá hacer ofertas que nadie podrá rechazar. Sigo de cerca el Barcenasgate, y como si de un espectáculo se tratara aplaudo los puntos de giro y los giros efectistas, y me salto las noticias de Egipto porque después de leer a Cristopher Hitchens todo el islam... todas las religiones han pasado de darme pena a darme asco a darme miedo.


y bueno, aprovecho para mandar un cordial a nuestras primas de la playa posicional y a mis compañeros biofrutos.

Pd: ardillo, ayer vi un libro de Walter Riso en El Corte Inglés y me acordé de ti. Madcap, ayer cuando me pitasteis con el coche y me berreasteis en plena Gran Vía también me acordé de ti (te recuerdo Amadcap). Y Ornie, donde quiera que estés, pásalo pirata.

lunes, 22 de abril de 2013

CORRER COMO BIÓNICA, por Mr Dry

.











Mi antigua novia, aquella de la que tanto hablo siempre aunque a veces ni lo parezca -y no solo porque no se me entienda, sino porque es la niebla que aturde mi cerebro- era una auténtica deportista. O lo fue, que para el caso es lo mismo.

Era subcampeona de su comunidad en un deporte que imponía respeto y que hablaba de valores antiguos, viejos valores con aroma a salvación y nobleza. A mí con eso ya me tenía, pero es que yo soy fácilmente impresionable, ya lo saben, y una persona capaz de correr diez minutos seguidos sin sentirse al borde de la muerte ya me produce admiración.

Mi antigua novia, que el tiempo ha borrado hasta convertirla en un nombre y en niebla y en aleatorio dolor punzante, salía a correr antes del instituto. Su entrenador cogía a los chavales y los llevaba a correr durante una hora, de 7 a 8. Después, con los gemelos a reventar y las endorfinas palmeándole en el cerebro se iba a clase.

A veces sufría el machismo de sus propias compañeras, que la veían corriendo al alba roja como un tomate, con mallas y con unos bíceps y unos antebrazos que te podía pegar una hostia y mandarte a Egipto. Después, la cosa cambiaba. Mi antigua novia no era muy guapa según los cánones, pero tenía un atractivo capaz de desarmar al más pintado de los hombres, y también a alguna mujer. Y si ya era un cañón en mallas, cuando se ponía lo que fuera, hasta unos vaqueros y una camiseta, algo te bailaba un twist en el estómago y querías mirarla hasta la hora del almuerzo.


Mi antigua novia tenía así como cuatro armarios llenos de ropa, porque le perdían los abrigos, las camisetas, los bolsos y los zapatos. Y encima de los armarios tenía cientos de miles de trofeos, de medallas y copas. Tenía pocas fotos de ella compitiendo, perro tenía una que le hice yo que le gustaba mucho, y que tuvo que retirar cuando la dejé porque todo el mundo le preguntaba que quién le había hecho esa foto tan-


Tenía mucha ropa, muchísima, o a lo mejor es que yo no tengo ni idea de chicas, de lo que es normal en chicas, pero a mí me parecía muchísima. De bragas andaba la cosa más escasa. Tenía bragas de chica deportista, y a mí me decía siempre :"jeje, otra vez con las mismas bragas", y no eran las mismas, es que tenía un montón iguales, claro. Mi antigua novia estaba tremenda de buena.


En verano, mi antigua novia se solía ir a campamentos de monitora, y volvía más cuadrada que nunca. Era espectacular lo de sus antebrazos, que llegué a ver trenzados de venas a la menor que hacía algo de fuerza. Se había pasado dos meses a lo mejor tirándose por tirolinas, haciendo tiro con arco, escalada, equitación, senderismo, judo o baloncesto, y claro, volvía la tía más dura que el acero. Yo le escribía correos, uno cada día, que ella leía por la noche, sabiendo que nunca le iba a fallar, porque lo mío es la tecla y la hipérbole, y porque la echaba tanto de menos que escribirle era casi estar con ella. Ella siempre me contestaba "mi cielo, te quiero escribir más, pero estoy muy cansada y no se me da tan bien esto como a ti", y me decía lo que había hecho y lo que iba a hacer -visitar una cascada, hacer una barbacoa- y así se nos pasaban los veranos.

Cuando ella volvía yo estaba blanco como el papel, encorvado, más calvo y pancetero, fruto de sesenta días de terrazas y conciertos veraniegos, o la mejor solo era el contraste con ella, una especie de amazona pelirroja que se podía saltar un banco sin apenas impulso, y que además llevaba dos meses sin ponerse un vestido y que pareciera haber acumulado toda su belleza para liberarla conmigo.



Así que hay algo bonito en todo esto, algo que se me escapa porque tengo la sensación de estar fuera siempre, pero también que estar dentro no es cualitativamente distinto. Algo indescriptible, escondido en lo más profundo de mi ser como un gran secreto, pero al mismo tiempo fácil de desvelar y de entender.






.







domingo, 7 de abril de 2013

MY PLANTS ARE DEAD, por Blonde Red Dry

.











Qué difícil es negarse a uno mismo. Uno tiene fuertes mecanismos defensa, de afirmación de la propia identidad per negationem, que le aseguran un fuerte concepto de YO. La creencia en la subjetividad, y el actuar conforme a ella, es relativamente reciente. Antes, por mucho que las pelis de Hollywood sobre Grecia, Roma o caballeros y princesas medievales nos intenten colocar sus anacronías, no había este YO que se afirma frente al mundo, que prioriza su perspectiva frente al mundo de la vida imperante.


Se ha recurrido al pensamiento oriental progresiva e imparablemente desde mediados del siglo XIX para calmar los males de la perspectiva egocéntrica que ha ido arrasando la tranquilidad de los espíritus individuales, cada vez más hinchados y solitarios. Quisimos copiar sus estrategias de negación del ego, pero claro, para nosotros es más difícil porque nuestra vida está atravesada de YO. Para ellos, supongo, será más fácil acallar la frustración por no alcanzar el éxito o el mismo miedo a la muerte, y tal vez porque esos son pequeños picos de actividad cerebral en un mar de adaptación a una vida menos compleja.


La disciplina budista, y sus dos ramificaciones menos contaminadas por las maneras de la religiones teístas, a saber, el yoga y el zen, mantienen intacto el precepto de la negación. La energía del mundo debe fluir por tu interior hasta que este mismo se convierta en exterior. Se deben eliminar las barreras, las resistencias.


Someterse a la autoridad del maestro es fundamental. Se parece un poco al sometimiento necesario al psicoanalista por parte del paciente. Un individuo moderno tiene serias dificultades para conseguir ese sometimiento. Casi ni les hacemos caso a los médicos cuando nos quitan la sal en las comidas, pues ya me dirán si cuando alguien intenta corregir los pilares más básicos de nuestra personalidad, atentando contra la integridad de nuestro YO, no es para que salten todos nuestros mecanismos de defensa gritando ALARMA, que nos quieren eliminar.

Educados por la escuela, las películas y la publicidad a reivindicarnos como el criterio que mide el mundo, somos por el mismo motivo, una fuente inagotable de frustración. Nuestras proyecciones del espacio, del tiempo, de la justicia, de los sentimientos, etc. se ven, devueltas sin desembalar, a la primera por un resto ganador por parte de la realidad. Nada de lo que esperamos se cumple. Como mucho llegamos a un pacto de conformidad con el mundo, replegándonos a nuestros pequeños estuches con fondo aterciopelado (Walter Benjamin dixit), protegidos, aburguesados.


Hemos construido una fortaleza para protegernos. Hemos creado la ilusión de que eso somos. Cualquier cambio nos niega, y por eso lo tememos. Incluso cuando queremos deshacernos de las murallas, abrir al menos alguna puerta para que entre el aire, nuestros dispositivos de emergencia nos lo impiden: esto es lo que tú eres. Hacerle una grieta al castillo es prácticamente rendirse.


Es por eso que está tan extendido el tópico de que la gente no cambia.






martes, 12 de marzo de 2013

HAZTE ATEO CON YOUTUBE, por Dry the Wardener

.









Hola, amigos



esta semana me dispongo a ponerles unos cuantos links de youtube con el propósito de ayudarles en su salida del armario. La compleja amalgama de memes y sentimientos a la que llamamos Dios está aparentemente blindada a la crítica por la hipersusceptibilidad de sus defensores. Depende de en qué zona del mundo vivas, esa hipersusceptibilidad puede devenir en violencia y acabar muy malamente. Espero que no vivan ustedes rodeados de personas que no permiten cuestionar una parcela -tan enorme- de la realidad.

Creo sinceramente que la pervivencia de la religión se debe a la potente barrera periférica forjada a lo largo de los siglos en torno a ella. La fortaleza es tan grande, efectivamente, porque lo que protege es endeble. El concepto de Dios -y su chapucera cristalización, la fe-, puede en realidad ser disuelto con unos simples razonamientos, si acaso apoyados por toneladas de evidencias científicas. Ahora bien, para que esos razonamientos surtan efecto deben llegar al corazón mismo de la alcazaba, y el que los exponga necesitará de un poco de tiempo y un poco de espacio en absoluta libertad.

 Youtube, con sus vídeos de gatitos y tutoriales para maquillarse, se revela como uno de esos posibles espacios. ¿Qué qué?

Piensen que el Marqués de Sade usaba la pornografía para incrustar panfletos ilustrados -muchos de ellos ateos- lo que desgastó considerablemente la imagen que el pueblo tenía de la Iglesia. No me digan que no sería irónico y bonito al mismo tiempo que la religión, todas ellas, recibieran el golpe de gracia a través de youtubes, twitters y tumblrs. Por eso espero que ustedes, y los hijos y los amigos de ustedes, tengan siempre a mano una conexión, aunque sea regulera, a internet.



***



La fe, la creencia en dioses creadores y protectores, tuvo su razón evolutiva. Nos dio cobijo y calor, afianzó los lazos de las comunidades primitivas, sirvió para medir y ordenar el tiempo y, en última instancia, le dio un significado a la muerte. Cogimos de ella lo que necesitamos. Sin embargo, ella cogió de nosotros más de lo previsto. Como un meme desbocado, la idea de Dios se infló tanto en la historia, que acabó desplazando a las personas a las que inicialmente servía, llegando incluso a negar su "verdadera" realidad. En nombre de Dios, por último, se cabalgó sobre los cráneos de los hombres.


El meme del ateísmo, por el contrario, fue frenado durante siglos.Se evitó el contagio masivo a base de aniquilación o "esterilización" de sus portadores. Se le asociaron peligros extraños para que la gente lo rehuyera. Se amenazó, se mató, se condenó al infierno. Y sin embargo, el virus seguía ahí, latente, musitando larvatus prodeo y esperando su momento histórico.



***

Las virtudes del ateísmo son variadas, pero me apetece destacar una de ellas, que lo hace aún más atractivo: sus defensores tienen sentido del humor. Jenófanes, Montaigne, Voltaire o Nietzsche saben lo aburridos y solemnes que son sus enemigos, así que ellos se muestran livianos, vitalistas, presentándose como ejemplos vivientes de que una vida sin Dios es una vida mejor


Los "cuatro jinetes del ateísmo" de los que ahora voy a hablarles son casi seguro cuatro tipos con los que se irían ustedes a echar una larga tarde de cafés y cervezas antes que meterse en una iglesia, una sinagoga, una mezquita, o irse a rezarle a la energía que gobierna el mundo.



***

EL PRIMER JINETE

Comencemos con el filósofo Daniel Dennet, de aspecto papanoelesco y por lo tanto aparentemente inofensivo, pero que es el autor del demoledor "La peligrosa idea de Darwin", un libro que va precisamente de eso, de cómo una cosa tan sencillica es capaz de tumbar la mayor parte de las creencias de toda la historia de la humanidad (y no solamente las de caracter divino).


aquí les dejo esta simpática y magistral conferencia, en la que nos invita a atrevernos a darnos cuenta de que "quizá ya somos ateos"







EL SEGUNDO JINETE

La palabra ateo tiene una sonoridad abrumadora. En algunas personas estimula directamente  la amígdala, en el centro del cerebro primitivo, para ponerlas en guardia. Muchas personas se llaman a sí mismos, en público o en su fuero interno, "agnósticos" para no tener que lidiar con la palabra tabú. Porque el ateísmo ha sido vilipendiado hasta extremos inusitados, claro. Sin embargo, si queremos "visibilidad atea", primero habrá que hacer una campaña de sensibilización. Aquí está Sam Harris para explicar que los ateos también podemos creer en cosas más grandes que nosotros, podemos desconocer muchas cosas, sentir muchas cosas, etc. Ah, y NO nos gusta especialmente desayunar bebés, ni creemos que "todo esté permitido", ni sentimos miedo porque no haya una vida mejor después de ésta.


(Por cierto, presten atención al hecho de que Harris habla muy bajito)









EL TERCER JINETE

El teísmo y las religiones en particular no solo exigen un respeto que ellos no conceden, sino que provocan buena parte de las movidas que te hacen tener pesadillas por la noche. La religión convierte tus errores en pecados, te puede poner una bomba en el tren, bendice a los poderes más siniestros y encima es fea de cojones. Si de repente tienes ganas de cagarte un poco en Dios, en el que sea, aunque puedes empezar por "el tuyo", puedes inspirarte en la brillante y combativa dialéctica del malogrado Christopher Hitchens.








y un poco más de Hitchens, una especie de greatest hits de sus famosas bofetadas argumentales








EL CUARTO JINETE


El cuarto jinete, Richard Dawkins, casi no necesita presentación. Autor de El gen egoísta, uno de los libros más flipantes que se pueden leer, es el escritor también de El espejismo de Dios, el libro que me hizo salir del armario del ateísmo. Dicha obra está basada en un programa de la BBC llamado "La raíz de todo mal" (esto es, la religión). Les recomiendo que la vean, aunque no es de lo que más mola porque tiene un tono un poco lúgubre, y hay algunas escenas en las que se ve al caballero Dawkins, azorado al enfrentarse a fundamentalistas de diferentes credos.

De Dawkins, en general, léanlo todo, véanlo todo, incluso compren -si les va el rollo "camisetas con debate"- ropa de su marca con la letra escarlata. A mí este señor me ha ayudado a relajar el sphinter y llevar con orgullo mi condición de ateo, así que piensen que se lo aconsejo desde el cariño y la buenrrollanza. Les dejo con este "resto ganador" para que se hagan una idea de en qué frecuencia está sintonizado el amigo:










Por último, vean a los cuatro jinetes del ateísmo en una charla de sobremesa, un tanto eclipsados por el locuaz y vehemente Hitchens, pero siempre brillantes y sin perder la sonrisa.


Caballeros ingleses, ateos y buenas personas.












Salud y besos.






miércoles, 20 de febrero de 2013

AY OF THE TIGER, por "ese cuerpo, tener potencia" Dry

.









Una de las daños colaterales de este enero del puto infierno es que me estoy quedando más chepado y oxidado que una grúa soviética, lo que resta minipuntos a mi sex appeal, ya seriamente dañado por el pocopelismo y la pancetosis, y lo deja a unos niveles alarmantes de yonkismo.


Ni yoga, ni fútbol, ni paseos por los parques mirando las palomas. Voy en coche a todos lados; y cuando tengo un hueco, me dedico a contorsionarme en el sofá y hacerles pedorretas a los gatos y se me queda la nariz llena de pelos y estornudo unas treinta veces antes de tomarme un atarax y que se me pase. Como productos congelados y bocadillos en los bares. Fumo y refumo, pero ni me drogo ni bebo cerveza. Llevo varias semanas sin afeitarme. Vendo opel kadett en buen estado.


Sueño con volver cuanto antes a mi vida sana de diciembre: montar a caballo, hacer regatas con los Duques de Palma, conseguir unos bíceps que te parto el alma y unos abdominales que se me marquen a través del plumas, cambiar el tabaco por la fotosíntesis y los nespressos por la ósmosis inversa, correr como alma que llevara el diablo, correr hacia las colinas escuchando Iron Maiden, correr en estéreo con mi sombra oppa Jung style, no hacer ruidicos cuando me agacho, no tener que parar a desfibrilar cada tres peldaños.







martes, 12 de febrero de 2013

ASÍ SE SOLUCIONAN LAS CONTRADICCIONES, por Mr Dry

.












Despierta, Alan













Por lo visto, José Antonio Primo de Rivera, fundador de Falange Española y tenaz azote de la II República, hizo algo inesperado antes de morir. Se había pasado años echándole leña al fuego del odio entre las dos Españas, y hay quien le señala como uno de los ideólogos del golpe de estado. Aunque su presencia en El Alzamiento parece más bien de perfil bajo (los golpistas desconfiaban de su afán de protagonismo), sí que es verdad que José Antonio la lió parda, qué les voy a contar. El 13 de julio de 1936, a solo cinco días del golpe, le escribía una carta a Mola diciéndole que contara con todos los falangistas para la causa. Y el 17 firmó el manifiesto pro-golpe que acababa con la famosa "Trabajadores, labradores, intelectuales, soldados, marinos, guardianes de la patria: sacudid la resignación ante el cuadro de su hundimiento y venid con nosotros por España una, grande y libre. ¡Que Dios nos ayude! ¡Arriba España!"


Como todos ustedes saben, Primo de Rivera estaba en la cárcel de Alicante, acusado de malmeter, de conspirar, y de tener pistolas en casa. Nuestro pequeño Hitler seguía queriéndose poner en la vanguardia del golpe que salvaría España... aunque nadie parecía tenerle muy en cuenta.


Sin embargo, parece que un cambio inesperado operó en su cabeza en sus últimos meses de vida. El otro día, cuando leí lo que sigue, me quedé a cuadros: 



(déjenme que les wikipedie, que si lo tengo que explicar con mis palabras me puede costar la tarde entera)







En los cuatro meses que mediaron hasta su muerte, Primo de Rivera suavizó su discurso. Unos meses antes había expresado su opinión sobre la guerra: "Es un elemento de progreso. ¡Es absolutamente necesaria!"43 En estos meses hablaría del fin de las hostilidades y de reconciliación.44 45 La aparente transformación experimentada por José Antonio a lo largo de los siguientes cuatro meses daría pie a la idea, posteriormente muy extendida, de que podría haber sido la gran oportunidad perdida para reconciliar ambos bandos en la guerra civil española.46 En agosto propuso un plan para poner fin a la contienda. El día 14, José Antonio diría a Martín Echeverría (Secretario de la Junta Delegada para Levante): "España se deshace. El triunfo absoluto de un bando, no supervisado por nadie, puede traer de nuevo las guerras carlistas: un retroceso donde perecerán todas las conquistas de orden social, político y económico, la entrada en un periodo de tinieblas y torpeza".47 Diego Martínez Barrio, que acompaño a Echeverría, narra así la entrevista:
Supe que el señor Primo de Rivera había propuesto al señor Martín Echeverría, para que éste, a su vez, lo trasladara al Gobierno, que se le permitiera salir de prisión, donde se reintegraría al cabo de cierto tiempo, para lo cual daba su palabra de honor, con el fin de realizar una gestión en el campo rebelde orientada a la terminación de la guerra civil y al sometimiento de los militares y civiles rebeldes contra la República, al gobierno legítimo. Hablaba también de unas soluciones intermedias que podrían ser base de esa negociación; pero recalcaba, insistía, en la necesidad de que se pusiera término a la contienda que se había iniciado, porque creía él, como español, que la contienda sumiría en el caos y en la ruina a la patria.
Conferencia pronunciada por Martínez Barrio en México en 1941.48
Redactó un guion que ocupaba una hoja por ambas caras en el que se analizaba la situación política y se definían una serie da acuerdos para acabar con la contienda; en otra hoja aparte se encontraba la lista de nombres que formarían el gobierno de reconciliación. El plan contemplaba el acatamiento a la legalidad de la República y una amnistía para los sublevados. El gobierno de reconciliación estaba formado, principalmente, por republicanos moderados y no figuraba ningún militar.49 El plan no fue tenido en cuenta por el Gobierno, según opinión de Martínez Barrio, los rebeldes no habrían depuesto las armas ante tal propuesta y, también, "no había posibilidad de arrancar a la acción de la justicia la persona del jefe de Falange Española".50

(fin de la cita)

Primo de Rivera se ofreció para mediar entre los golpistas y el gobierno, e intentar frenar así la una guerra que iba a destrozar España. Quizá es solo que quiso esquivar su destino a la desesperada. El trueque del prisionero Primo de Rivera por el prisionero Largo Caballero (hijo del presidente de la República, apresado por los nacionales) no fue contemplado como una posibilidad real por ninguno de los bandos. Quizá ofrecerse como mediador fuera lo único que se le ocurrió para salvarse.



O quizá es que las personas actuamos a veces por impulsos. Nos arrebatamos y de repente lo vemos todo claro, aunque esa claridad contradiga todo lo que somos o creemos ser.


A veces, los arrebatos cambian la historia; como el que le dio a Strasser, el rival de Hitler en el Partido Nazi, que justo cuando le podía haber arrebatado el poder, se fue de vacaciones a Italia con su mujer. O como el que me acaba de dar a mí, que me pienso liar la manta a la cabeza y me lanzo a la piscina. 




Salud!

viernes, 8 de febrero de 2013

Una de chicas - Mc (Por anonymous)



"Am I really all the things that are outside of me?" se preguntaba el entrañable colectivo animal.
La viva prueba de tan perturbadora realidad más o menos aparente, según se haya dormido, es un viernes en Murcia hace dos meses. Esa es la prueba también de que yo no soy yo.

Empiezo saliendo a eso de las 20h por 609, que había quedado con un amigo a ver si me gastaba los 3 euros que me quedaban de otras tierras también algo ingratas. Al poco me sorprenden dos amigas suyas.
Qué sensación. Como deliciosas hermanas, las dos guapísimas de sonrisa radiante, gacelas. Una más entrañable y la otra más morbosa. Las dos un encanto. Touché.

Yo había quedado esa noche, más tarde en ver a una amiga, con derecho a seducción. Sin haber antecedentes físicos de contacto burro, había sin embargo una especie de guión escrito que invitaba a seguir calentándonos.

Nos llaman unas amigas. Hay fiesta de sordos (lo que se entiende por sordo-mudos) en un piso, así que siguiendo mis reglas de la cinética mórbida del desgaste, voy casi rodando como botella de estrella con mi amigo y los dos encantos.

Al abrir la puerta me quedé desorientado. Tardé un momento en estabilizarme y contar la cantidad de tías que habían, después de presentarme y dar dos besos. Posiblemente 12, más 2. 3 Tíos contándonos a los decadents del 609.

Yo estaba sentado entre las preciosas gacelas. Comunicándome más con ellas, pero interactuando con todos. Estaba excitado. Estaban receptivas, sí. Hasta nos dimos allí mismo los mails, con un ordenador, a modo de firma. Ya estábamos unidos por Facebook.

Algarabía verbal. Armonía etílica como nunca se conoció por Murcia.

Dos muchachos sordos se suman y muchos empiezan a hablar en lenguaje de signos.

Yo hablo con otra chica

Llega la hora de recoger a mi amiga, así que me levanto y me pongo el abrigo

Una chica se levanta, y dice que viene, que va a comprar hielo. Yo quería en verdad seguir entre las dos mozas recién descubiertas.

Nos metemos en el ascensor, ella me mira con ojos vaporosos, y se repliega un poco en sí clavándome sus ojos verdes en mí... y suspira... y casi gimotea. Hay interminable lapso del sexto al 0 hasta que el ascensor se para.

Salimos, ella se tambalea. Vamos por un jardín privado. Me mira y me dice que quiere follar. La miro. Sobreentiendo que es conmigo en ese momento. Le digo que mi amiga me espera muy cerca, y que he quedado con ella. Me pregunta si me gusta. Le digo que en qué sentido, si gustarme o quererla. Me dice que cualquiera. La respuesta es que puede que me guste. Insiste en sus urgencias. Al ver que no me ciño, me pregunta si no la veo guapa. Así que la cojo de la nuca y cogote y la beso. Y besa muy bien, labios carnosos y una pasión desenfrenada con una técnica bien controlada. Borracha pero su saliva sabía dulce.

Mientras tanto mi amiga me llama, y le digo que voy ya.

Ella juega a hacerme creer que la puerta electrónica no se abre, e insiste... conmovedor, recalcitrante, muy jodidamente estimulante, así que la cojo otra vez... uhmmm.

Estaba como ida, y me dijo que me acompañaba a recoger a mi amiga. Iba haciendo eses.

A los dos minutos ahí estaba yo, entre dos, una nueva, una nueva situación algo sórdida, tanto más en cuanto que ella estaba desatada.

Subimos y me siento entre mis dos predilectas. Mi amiga apenas conoce a nadie, pero es lo que me entraba. Estoy con ellas hasta que se van.

Me siento con mi amiga, que no hablaba con nadie. Y mientras hablo, otra amiga con un descaro disimulado, o disimulando sin éxito alguno, parte del tumulto, me dice algo de alguien, de alguna que está receptiva... de hablar, guiño de ojo... y yo en una esquina, con mi amiga, como si no supiese muy bien de qué iba la historia.

Póker, joder, estaba tirándome fichas, pero parecía que me quisiese hundir de alguna manera, póker. Dónde está el strike, póker? Joker póker.

Diez minutos después, ya me instigaban los sordos... toda la info había pasado en lenguaje de signos. E incluso pasé un pequeño comité en el wc mientras mi amiga instigadora miccionaba.

Poco más. Ya dije que sólo podía esperar. Que el destino había jugado en mi contra con sus aliados espacio tiempo... pero ella no aguantaría, voluptuosa, caótica, borracha.

Ahuecamos todos el ala. Yo sobre estimulado, como un nervio dulcemente raspado hasta cierta degeneración, con un brote de sonrisa también mórbido.

Ella, mi dulce folladora perdida, se fue a dormir, a su casa, justo al lado. Imagino que se sintió ofendida por no follarla cuando me reclamaba, y no una hora o dos después.

Me fui con mi amiga, ajena, en teoría a todo el circo, y con una buena pandilla de los del piso.
Se van a fumar, y me quedo con mi amiga.
Nunca vuelve, es tarde.
Podría con mi amiga?

Estoy cansado, la acompaño un poco y me voy.

A la vuelta me cruzo con algunos del piso.

Llegué a casa y reposé mi jaleo en la almohada. Al día siguiente tocaría otra borrachera. Otra noche que también fue bastante movida.

jueves, 7 de febrero de 2013

DIOS EXISTE (El Rollo Mesiánico de EMAUPM), por el Pibe Dry

.













Amiga Polaroid, cómo nos gusta este grupo, no me diga que no

 ¿No se canta usted las canciones a voz en grito, que se asustan los flamencos cuando pasa con el coche? ¿No me diga que no hace los redobles de La Doctora Muerte en el salpicadero? ¿No le encanta cuando dice "Eh, Yoni"? ¿o cuando le pide a su "un poco de plata para que todo siga más o menos bien"?

Ay, Pola, que estamos mayores, pero esto hay que bailarlo, ...que es como el Super 8... esto hay que bailarlo... hay que cantarlo, hay que seguirle los requiebros, ...joder, vaya fenómeno... ¿Y cuando dice "Jenni, algún día, Jenni, todo lo que ves será nuestro... cuando juntes fuerzas las cosas va a estar mucho mejor"?

¿No me diga que no es París, es Cortázar, son los Pixies, La Plata o tener veinte años, la juventud sónica que al menos yo no tuve, no me diga que no le gusta oír "no tengas miedo", o "ellos lloran arriba del árbol, al lado del árbol, detrás del árbol", no me diga que no es para pasarse una buena semana en el motor de un autobús, dejarse de rollos de dejarse los bares y bigmuffear bien el bajo, no le dan ganas de ponerse a vender periódicos al fnal de la escapada, melodías playeras con plegarias desgarradas, todos los amigos que te espeeeEEEEEran, chicas ruteras, armaggedones, hey, quién te va a cuidar, dioses tontos y crueles, días del huracán y de los muertos,...?

No, Pola, no me diga que no, que hasta dice "baby" y me lo creo. Es el rollo mesiánico de El mató a un policía motorizado, es un rollo guay.






.



martes, 5 de febrero de 2013

EL DÍA DEL HURACÁN, por Mr Dry

.












No me pregunten por qué, pero creo que el otro día me pasó lo peor de todo lo que llevamos de este enero huracanado, y es que, sin quererlo propositivamente (acostúmbrese a estos palabros, que soy un estudiante de primero de Psicología), acabé viendo Perdona si te llamo amor. Como todos ustedes saben, porque cuando van al Carrefour a comprar acaban mirando los libros que leen las personas, Perdona si te llamo amor es un best seller de un italiano llamado Federico Moccia, que triunfó en España hace unos pocos años, y que ha tenido un par de clones con títulos así como guachipéis y portadas naifs de colorines. Lo han visto en los estantes del Carrefour, lo han visto en el metro, y lo habrán visto también en las estanterías de señoritas españolas de entre quince y quinientos quince años, junto a los de Crepúsculo, Marian Keynes, los de Amarrosa, y el de Come, Reza, Ama.


Moccia, el tipo en cuestión, se ha forrado, y está tan encantado de su criatura, que hasta ha dirigido la versión cinemierd... cinemi.... cinematográfica. La historia en cuestión es una puta mierda como mi cabeza de grande. Atención, que vienen spoilers. Aunque, la verdad, anunciar spoilers en la historia más previsible, repetida (y fea) de la historia, valga la refulgencia, pues tampoco es muy allá.


El prota es un tipo de 37 años, guapo, mazas, que trabaja OMG en una empresa de publicidad. Es el creativo, y su labor consiste en que se le ocurran cosas como a los de Mad Men, pero a unos niveles de idiotez que ríete tú de la ciencia ficción de Ed Wood. En la peli, su jefe le pide que compita con otro compañero suyo, también guapo, ligeramente más joven y más chuleta, para ver quién de los dos se lleva la campaña de una empresa japonesa que quiere vender unos caramelos que se llaman Luna. Las escenas del prota con su equipo estrujándose el cerebro para que se les ocurra un eslógan son para cogerse un billete a Italia y espanzurrar a los actores y a todo el que tenga algo que ver con la cosa.


Un día, su novia, una harpía con un buen par de melons, saltándose a la torera todas las normas básicas del guión y de la lógica -especialmente la primera y principal: las cosas tienen que ocurrir por alguna razón- decide que lo deja. Le escribe una nota infame que él lee al llegar a casa tras su tarde de pesca mirando al mar. Nótese el recurso brillante de sentar a nuestro protagonista, tan cool y cosmopolita, en una roca mirando al mar: no es feliz. Las cosas materiales no le llenan. Ni los pechos de su novia, ni su Mercedes (¿de verdad he visto una película en la que el prota conduce un Mercedes todoterreno?), ni su megacasa,... nada le llena a este soñador treintañero, babyface pero musculado, que te pega una hostia y te pone en órbita. Total, que llega a casa y su novia "le ha dejado por nota", se siente mal, llora, grita por la ventana, busca consuelo en libros de autoayuda. Es imbécil, eso está claro, pero su novia le ha dejado y algo sí que empatizas con él.


A la mañana siguiente, Deus ex machina mediante, su Mercedes choca con la moto de una teenager llamada Nikki. La zagala es una niña, pero él, como es imbécil, pues parece no darse cuenta. Le da su número de móvil, y cuando él está en el trabajo, ella le llama y le dice que ha sacado un 7 en el examen. "¿Qué examen? ¿Quién eres?" dice él, imitando el rollo entre despistado y encantador de Hugh Grant. "Soy Nikki... Nikki... casi me matas esta mañana... deberías venir a recogerme al insti, porque soy imbécil y no puedo ir en autobús o andando a mi casa".

Él, que ya está pensando con el nabo por mucho que la cámara nos quiera hacer creer que no sabe muy bien dónde se mete, se va a recogerla, la invita a comer, y la lleva a la playa a que haga surf. Nótese que él mira al mar, y ella se mete y surfea las olas. Por si el mensaje no está lo suficientemente claro, y pensando en las señoras analfabetas culturales y en las chiquillas de la ESO, y violando de nuevo un principio básico del guión, esta vez el que dice que los personajes no deben verbalizar sus pensamientos sino que se deben mostrar con sus acciones, pues va ella y le dice: "oye, eres mayor, pero te estás perdiendo lo mejor de la vida. La vida hay que vivirla, disfrutarla, carpe diem, hay que hacer surf y no ir al trabajo si no te apetece, si total, luego te mueres y ya."

Al prota, la perogrullada de que "la vida hay que vivirla" le parece un mandato del oráculo, encuentra la frase llena de significados posibles. Ella le besa, y él se da cuenta de que toda su vida ha estado equivocado.


Una vez juntos parece que viven un sinfín de aventuras, de ésas que el pavo se ha estado perdiendo toda la vida y que ante las que Lolita le va a abrir los ojos. En realidad son cosas todas ellas bastante sosas: van a cenar, tienen unos problemas muy imbéciles con unos policías de tráfico, corren por las calles, se presentan a sus respectivos amigos -con los consecuentes gags de la diferencia de edad, pero catastróficamente resueltos- , y, sí, oh sí, follan. Ya les digo, hacen lo que hace todo hijo de vecino, pero en la peli ellos son tan guapos y ponen música tan bonita, que parece que es la pera limonera. Por cierto, es de las pelis con más videoclips incrustados que he visto en mi vida... justo cuando los personajes no saben qué decir, suena la música y entonces se les ve corriendo, besándose, retozando... y al final de cada canción se oye una voz en off de un narrador que lee unas frases descontextualizadas de autores respetables que seguramente se suicidarían tres veces si supieran que Moccia los ha usado para darle enjundia a la cosa.





Pues tengo que cortar, pero así se va a quedar.


saludos











viernes, 25 de enero de 2013

CAPITANES ENTRÓPICOS, por Mr Dry

.







Pasan las nubes
Y el cielo queda limpio
De toda culpa

(M. Benedetti)







Tenía un post pensado. Tenía un post pensado que seguramente escribiré cuando pase todo esto. Era un post sobre la canción Gran Sueño, de El Hijo. Era un post sobre mi pasado. Un post amable sobre recuerdos amables de un mundo amable que ya no existe. Un post sobre la épica de salir de bares; el mundo perfecto y cerrado sobre sí mismo de las noches de fiesta. Un mundo que esconde -como el fútbol para los futboleros románticos- los secretos de la existencia.

Un mundo con códigos como los de la guerra, donde se conoce de verdad a las personas, por muy paradójico que suene eso. Conocerás a los hombres solo como mendigos o como soldados, cuando nada tengan para taparse. Tendrán, como los soldados, armas de fuego y destreza en la lucha cuerpo a cuerpo.  O tendrán, como los mendigos, unos euros para cartones de vino y unas cuantas historias para contar. Y poco más. Lucharán como Héctor, vagarán como Ulises. La perspectiva egocéntrica de la épica, la soledad del corredor de fondo.

Pero ese post no es posible. Ayer, cuando la segunda chica en menos de veinticuatro horas me mandó un mensaje incendiario de "Ven aquí a follarme, que no se va a enterar ni Perry", todavía me dieron ganas de sentarme a escribirlo y sublimar la movida con un poco de literatura blogger. Pero es que no hay tiempo. No hay tiempo. No hay tiempo material. El cielo se está viniendo abajo.

Caos es una palabra griega que significa desorden. Cosmos es su antónimo y significa orden. Orden en el sentido griego de "cada cosa en su sitio".

En un mundo como el nuestro, vaya usted a saber dónde se supone que deben estar las cosas.

La palabra griega entropía significaba en su origen evolución o desarrollo. En el lenguaje popular su significado ha derivado hasta quedarse en algo así como "proceso por el cual lo ordenado tiende -indefectiblemente- a desordenarse".

(Los físicos, por su parte, hablan de una "fuerza entrópica" que, sin ninguna carga valorativa -orden o desorden-, simplemente configura y desconfigura las partículas)

2013 empezó a entropizarse con virulencia, y el propio efecto amplificador ha convertido el aleteo de la mariposa en la tormenta perfecta. Todo ello con el macroscópico telón de fondo de la crisis económica, y con los microscópicos condicionantes de mi bronquitis, mis exámenes y el ir al Mercadona a comprar tierra de los gatos. Tengo unos gatos muy exquisitos, no te creas tú que hacen caca en cualquier sitio.

Total, que mi vida (v. gr. el escenario de la misma) no se parece en nada a la de hace apenas un mes. Hace un mes mis preocupaciones eran adaptarme a mi nueva vida con la Señora Dry, comprar tierra para los gatos, hacer fiestas, y torear con garbo las pequeñas cosas de la vida, como encajar los mensajes de las muchachas o pagar el taller del coche. A día de hoy todas esas cosas parecen de un mundo lejano, como si estuviéramos en Mordor y las imágenes de La Comarca se borraran cada vez más.

La entropía hace saltar el mundo tal y como lo conocemos.


***

O quizá el desorden que percibimos no sea externo. Ni el orden. Quizá el cielo siempre ha estado limpio de conceptos como el de culpa.




Quizá el mundo es cambio perpetuo. Quizá nunca fue estable y seguro. Quizá eran solo las categorías que proyectábamos en él, que nos lo mostraban como una foto fija. Quizá nunca hubo orden, y siempre se movió como las gráciles partículas de polvo a través de la luz, aunque nosotros nos empeñábamos en entenderlo a la manera de la física newtoniana.

Con los problemas de "un tren sale de Barcelona a las 15:45, y otro desde Madrid al doble de velocidad" no hicimos sino engañarnos con la idea del espacio y el tiempo absolutos. Inventamos y nos creímos un mundo donde no hay rozamiento del aire, ni influye si el conductor del tren A tiene o no una mala digestión. Creímos vivir en un mundo de reposo o velocidades constantes. Creímos en la definición de los límites del ser y de la nada. En la sustancia, en el alma, en la materia.



A pesar de los libros de historia, creímos que nuestro pelo siempre estaría ahí, nuestras banderas, España, la Unión Europea. Nuestros padres, nuestras parejas.


Que los cambios sucederían, sí,
Pero no a nosotros
O no de golpe
O no todos a la vez



Creímos, en fin, que siempre estaríamos. Con lo que nos costó montar el andamiaje de nuestro magnífico sistema de categorías. El tiempo que gastamos para sincronizarlo al mundo.


***



Mientras las olas desmontan nuestro barco de cáscara de nuez, mientras que no llegan al rescate Nietzsche o Buda, adoptamos la pose del capitán de barco. Un capitán entrópico que no abandona su nave mientras quede alguien a su cargo.




.