martes, 12 de marzo de 2013

HAZTE ATEO CON YOUTUBE, por Dry the Wardener

.









Hola, amigos



esta semana me dispongo a ponerles unos cuantos links de youtube con el propósito de ayudarles en su salida del armario. La compleja amalgama de memes y sentimientos a la que llamamos Dios está aparentemente blindada a la crítica por la hipersusceptibilidad de sus defensores. Depende de en qué zona del mundo vivas, esa hipersusceptibilidad puede devenir en violencia y acabar muy malamente. Espero que no vivan ustedes rodeados de personas que no permiten cuestionar una parcela -tan enorme- de la realidad.

Creo sinceramente que la pervivencia de la religión se debe a la potente barrera periférica forjada a lo largo de los siglos en torno a ella. La fortaleza es tan grande, efectivamente, porque lo que protege es endeble. El concepto de Dios -y su chapucera cristalización, la fe-, puede en realidad ser disuelto con unos simples razonamientos, si acaso apoyados por toneladas de evidencias científicas. Ahora bien, para que esos razonamientos surtan efecto deben llegar al corazón mismo de la alcazaba, y el que los exponga necesitará de un poco de tiempo y un poco de espacio en absoluta libertad.

 Youtube, con sus vídeos de gatitos y tutoriales para maquillarse, se revela como uno de esos posibles espacios. ¿Qué qué?

Piensen que el Marqués de Sade usaba la pornografía para incrustar panfletos ilustrados -muchos de ellos ateos- lo que desgastó considerablemente la imagen que el pueblo tenía de la Iglesia. No me digan que no sería irónico y bonito al mismo tiempo que la religión, todas ellas, recibieran el golpe de gracia a través de youtubes, twitters y tumblrs. Por eso espero que ustedes, y los hijos y los amigos de ustedes, tengan siempre a mano una conexión, aunque sea regulera, a internet.



***



La fe, la creencia en dioses creadores y protectores, tuvo su razón evolutiva. Nos dio cobijo y calor, afianzó los lazos de las comunidades primitivas, sirvió para medir y ordenar el tiempo y, en última instancia, le dio un significado a la muerte. Cogimos de ella lo que necesitamos. Sin embargo, ella cogió de nosotros más de lo previsto. Como un meme desbocado, la idea de Dios se infló tanto en la historia, que acabó desplazando a las personas a las que inicialmente servía, llegando incluso a negar su "verdadera" realidad. En nombre de Dios, por último, se cabalgó sobre los cráneos de los hombres.


El meme del ateísmo, por el contrario, fue frenado durante siglos.Se evitó el contagio masivo a base de aniquilación o "esterilización" de sus portadores. Se le asociaron peligros extraños para que la gente lo rehuyera. Se amenazó, se mató, se condenó al infierno. Y sin embargo, el virus seguía ahí, latente, musitando larvatus prodeo y esperando su momento histórico.



***

Las virtudes del ateísmo son variadas, pero me apetece destacar una de ellas, que lo hace aún más atractivo: sus defensores tienen sentido del humor. Jenófanes, Montaigne, Voltaire o Nietzsche saben lo aburridos y solemnes que son sus enemigos, así que ellos se muestran livianos, vitalistas, presentándose como ejemplos vivientes de que una vida sin Dios es una vida mejor


Los "cuatro jinetes del ateísmo" de los que ahora voy a hablarles son casi seguro cuatro tipos con los que se irían ustedes a echar una larga tarde de cafés y cervezas antes que meterse en una iglesia, una sinagoga, una mezquita, o irse a rezarle a la energía que gobierna el mundo.



***

EL PRIMER JINETE

Comencemos con el filósofo Daniel Dennet, de aspecto papanoelesco y por lo tanto aparentemente inofensivo, pero que es el autor del demoledor "La peligrosa idea de Darwin", un libro que va precisamente de eso, de cómo una cosa tan sencillica es capaz de tumbar la mayor parte de las creencias de toda la historia de la humanidad (y no solamente las de caracter divino).


aquí les dejo esta simpática y magistral conferencia, en la que nos invita a atrevernos a darnos cuenta de que "quizá ya somos ateos"







EL SEGUNDO JINETE

La palabra ateo tiene una sonoridad abrumadora. En algunas personas estimula directamente  la amígdala, en el centro del cerebro primitivo, para ponerlas en guardia. Muchas personas se llaman a sí mismos, en público o en su fuero interno, "agnósticos" para no tener que lidiar con la palabra tabú. Porque el ateísmo ha sido vilipendiado hasta extremos inusitados, claro. Sin embargo, si queremos "visibilidad atea", primero habrá que hacer una campaña de sensibilización. Aquí está Sam Harris para explicar que los ateos también podemos creer en cosas más grandes que nosotros, podemos desconocer muchas cosas, sentir muchas cosas, etc. Ah, y NO nos gusta especialmente desayunar bebés, ni creemos que "todo esté permitido", ni sentimos miedo porque no haya una vida mejor después de ésta.


(Por cierto, presten atención al hecho de que Harris habla muy bajito)









EL TERCER JINETE

El teísmo y las religiones en particular no solo exigen un respeto que ellos no conceden, sino que provocan buena parte de las movidas que te hacen tener pesadillas por la noche. La religión convierte tus errores en pecados, te puede poner una bomba en el tren, bendice a los poderes más siniestros y encima es fea de cojones. Si de repente tienes ganas de cagarte un poco en Dios, en el que sea, aunque puedes empezar por "el tuyo", puedes inspirarte en la brillante y combativa dialéctica del malogrado Christopher Hitchens.








y un poco más de Hitchens, una especie de greatest hits de sus famosas bofetadas argumentales








EL CUARTO JINETE


El cuarto jinete, Richard Dawkins, casi no necesita presentación. Autor de El gen egoísta, uno de los libros más flipantes que se pueden leer, es el escritor también de El espejismo de Dios, el libro que me hizo salir del armario del ateísmo. Dicha obra está basada en un programa de la BBC llamado "La raíz de todo mal" (esto es, la religión). Les recomiendo que la vean, aunque no es de lo que más mola porque tiene un tono un poco lúgubre, y hay algunas escenas en las que se ve al caballero Dawkins, azorado al enfrentarse a fundamentalistas de diferentes credos.

De Dawkins, en general, léanlo todo, véanlo todo, incluso compren -si les va el rollo "camisetas con debate"- ropa de su marca con la letra escarlata. A mí este señor me ha ayudado a relajar el sphinter y llevar con orgullo mi condición de ateo, así que piensen que se lo aconsejo desde el cariño y la buenrrollanza. Les dejo con este "resto ganador" para que se hagan una idea de en qué frecuencia está sintonizado el amigo:










Por último, vean a los cuatro jinetes del ateísmo en una charla de sobremesa, un tanto eclipsados por el locuaz y vehemente Hitchens, pero siempre brillantes y sin perder la sonrisa.


Caballeros ingleses, ateos y buenas personas.












Salud y besos.






5 comentarios:

  1. Tengo pendiente el del gen egoísta de Dawkins!! A ver si lo encuentro ameno ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues cuando se lo lea me cuenta, que me encanta hablar con científicos de estas cosas, y sé que es usted es una científica de pro. Por cierto, de Dawkins le recomiendo también los otros libros que he leído: El cuento del antepasado, Destejiendo el arco iris, y por supuesto El Espejismo de Dios


      Un abrazo, Biofrutónica ;)

      Eliminar
  2. permítame que le grafitee en su muro un "habemos papam" como la copa de un pino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es usted infalible, Pohilaroid Pino! Viva el Papa!

      Eliminar
  3. vaya por dios, le iba a escribir un comentario que se iba a cagar la perri, pero si no hay brazos no hay galletas, y si no hay post no hay coment.

    ResponderEliminar

Por favor, deje su mensaje después de oir la señal.
¡Teeeeeteeeejas!