miércoles, 20 de febrero de 2013

AY OF THE TIGER, por "ese cuerpo, tener potencia" Dry

.









Una de las daños colaterales de este enero del puto infierno es que me estoy quedando más chepado y oxidado que una grúa soviética, lo que resta minipuntos a mi sex appeal, ya seriamente dañado por el pocopelismo y la pancetosis, y lo deja a unos niveles alarmantes de yonkismo.


Ni yoga, ni fútbol, ni paseos por los parques mirando las palomas. Voy en coche a todos lados; y cuando tengo un hueco, me dedico a contorsionarme en el sofá y hacerles pedorretas a los gatos y se me queda la nariz llena de pelos y estornudo unas treinta veces antes de tomarme un atarax y que se me pase. Como productos congelados y bocadillos en los bares. Fumo y refumo, pero ni me drogo ni bebo cerveza. Llevo varias semanas sin afeitarme. Vendo opel kadett en buen estado.


Sueño con volver cuanto antes a mi vida sana de diciembre: montar a caballo, hacer regatas con los Duques de Palma, conseguir unos bíceps que te parto el alma y unos abdominales que se me marquen a través del plumas, cambiar el tabaco por la fotosíntesis y los nespressos por la ósmosis inversa, correr como alma que llevara el diablo, correr hacia las colinas escuchando Iron Maiden, correr en estéreo con mi sombra oppa Jung style, no hacer ruidicos cuando me agacho, no tener que parar a desfibrilar cada tres peldaños.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor, deje su mensaje después de oir la señal.
¡Teeeeeteeeejas!